Llama a tus clientes, preocúpate por sus
animales ahora, y ganaras muchos, muchos puntos cuando esto acabe.

Abr 20, 2020

¿Recuerdas 2008? La economía entró en caída libre y el colapso del mercado inmobiliario estuvo justo en el epicentro de la crisis.

Algunas clínicas nunca lograron salir de la recesión, pero muchas lo hicieron. Los supervivientes cayeron en una de dos categorías. O estaban sentados sobre montones de dinero, o eran inteligentes y ágiles. Ellos fueron los que dieron un paso atrás y encontraron oportunidades en medio de la crisis.

Ahora, el coronavirus es nuestra nueva realidad y nadie puede predecir cómo o cuándo pasará esta crisis de salud y económica.
Si bien es posible que hayas estado preparándote para una posible recesión en el próximo año más o menos, seguro que no predijiste que una pandemia global se convertiría en una desaceleración abrupta, con todo el tejido productivo suspendido.

Pero presta atención a esto, independientemente del hecho de que este no es un escenario planeado por nadie: las clínicas veterinarias continuarán y algunas prosperarán.
Tomémonos un tiempo para respirar, invocar nuestros miedos, sentarnos con ellos y luego pasar al modo de estrategia.

Podemos transformar nuestro miedo en adrenalina y usar este tiempo para comunicarnos con nuestros clientes de una manera completamente nueva. Podemos reunirnos con nuestros compañeros, acompañarlos a través del miedo y el aislamiento, y convertirnos en una clínica más fuerte que antes.

Sé real sobre tu plan de supervivencia

Para comenzar, necesitas un plan básico para sobrevivir.

Un plan completo comienza con la planificación del escenario. ¿Qué sucede si tus ingresos disminuyen inmediatamente los próximos tres meses? ¿Qué sucede si tus consultas bajan un 20% o si se reducen a la mitad?
Un plan debe comenzar con una mirada honesta a cada estado futuro posible. Considera tu efectivo disponible, tu línea de crédito, presupuesto para actividades comerciales…

Sobre el tema de las actividades comerciales, piensa que después de esto, los clientes perderán poder adquisitivo y toda la economía estará muy fría y tu visibilidad como veterinario ha de ser máxima.

Salir del aislamiento

Si bien todos hemos comenzado a estar hartos del distanciamiento social, ciertamente este no es el momento para convertirse en un recluso. Mantente conectado virtualmente.

Y también podemos conectarnos a la antigua.
¡Levanta el teléfono!

A decir verdad, siempre es un buen consejo. Comunícate con tus clientes y salúdales, aunque haga tiempo desde que atendiste a sus mascotas.

Simplemente salúdales, volverás a estar en su mente y cuando esto pase tendrás mucho ganado. Olvídate de la automatización del marketing, aprovecha este momento para ser personal y empático con ellos.

Utiliza tus herramientas virtuales

Asegúrate de que tu sitio web funciona a su máxima capacidad.

Puede que este sea el momento de reconstruirlo, construirlo y optimizarlo. Comienza con una auditoría exhaustiva del sitio con tu público objetivo en mente. ¿Estás hablando su idioma?

¿Cuándo fue la última vez que revísate tu página web?
¿Es un sitio seguro?
¿El contenido está actualizado?
¿Las imágenes tienen 10 años?
¿Tus datos de contacto son visibles?
¿Es fácil para tus clientes potenciales hacerte preguntas?

Este es el momento para ponerte al día y que tu página esté afinada para ayudarte a competir mejor y que la salida de esta recesión se te haga menos difícil.

Consigue tu zen

Inspira confianza al calmar a tu entorno y clientes. Si te pones en el lugar de tus clientes, ¿qué temores y preocupaciones tendrías? Usa un lenguaje tranquilizador que les recuerde a todos que estamos juntos y saldremos de esto más fuertes por haberlo pasado.

Inspírate para utilizar parte de este tiempo de inactividad (sí, habrá tiempo de inactividad) para aprender. Encuentra seminarios web, charlas Ted o incluso aprende eso que siempre dejaste aparcado hasta que tuvieras tiempo.

Esta crisis nos ofrece una nueva oportunidad para convertirnos en mejores personas y profesionales.

Ya que estamos llamados a adaptarnos y ajustarnos diariamente, debemos adoptar un enfoque micro y macro.

Al mismo tiempo, evalúa tu mercado y míralo desde una nueva perspectiva, ¿dónde aterrizaremos cuando esto termine?

Mi apuesta es que la clínica que abrace a sus clientes con mensajes altamente personales y tranquilizadores ganará.

Por si quieres leer más
7 tipos de clientes Difíciles

7 tipos de clientes Difíciles

7 Tipos de Clientes Difíciles¿TE ENCUENTRAS A MENUDO CLIENTES DIFÍCILES EN TU CONSULTA VETERINARIA?Todos tenemos días difíciles o tal vez tu cliente esté preocupado por su mascota. Una pregunta abierta y...

leer más